Otro curso más iniciamos el proyecto de Educación para el Desarrollo KUSHIRIKI POR LA SALUD, esta vez en los dos colegios públicos del barrio de Santa Bárbara.

Puesto que en Médicos del Mundo situamos nuestra intervención en la idea de que la salud es un derecho irrenunciable y en el compromiso de trabajar por un cambio social hacia una sociedad más justa, equitativa y solidaria, el proyecto se basa en fomentar actitudes y conductas que se traduzcan por una parte en conseguir que el acceso a la salud de la población inmigrante en Castilla-La Mancha se haga en condiciones de igualdad y calidad y por otra en contribuir al cambio social a través de la participación ciudadana. Estas dos finalidades es lo que define a un proyecto de educación para el desarrollo: completa el ciclo información-comprensión-acción, puesto que la comprensión de las desigualdades que ahora mismo existen en el acceso a la salud es el primer paso para concienciar y promover actitudes de cambio en las personas destinatarias de nuestros proyectos.

Las personas que entendemos la escuela como un espacio de transformación social, en el que extender el compromiso de lucha contra la pobreza y la exclusión, la exigencia de justicia social y la defensa de los derechos de todas las personas, tenemos que otorgar un papel central al estudio de los problemas de nuestro tiempo y en el momento en que están pasando. Hace ya mucho tiempo que la escuela y sobre todo la pública está considerada como la institución necesaria para la formación personal y para la identidad de la ciudadanía: la vida en sociedad no es posible a menos que existan un conjunto de conocimientos, destrezas y valores compartidos por los ciudadanos y ciudadanas.

También creemos que la educación como derecho y como práctica promueve y facilita la consecución de los demás derechos y multiplica las oportunidades de desarrollo de las personas a nivel individual y de los colectivos.

El proyecto tiene como base el fomentar actitudes y conductas positivas de los niños y niñas hacia el acceso a la salud de las personas inmigrantes. Unimos así dos de los derechos fundamentales para la reducción de las desigualdades sociales: El acceso a la sanidad y la educación. La desigualdad social es el trato desigual que indica diferencia o discriminación entre personas debido a su posición social, económica, religiosa, a su sexo, raza, color de piel.

Charo López López, voluntaria del grupo de movilización social

Médicos del Mundo Castilla-La Mancha

 

Tagged with:
 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies