Toledo acoge el 8 y 9 de mayo el VIII Encuentro de Comunidades Autónomas y Cooperación. Mientras las direcciones de cooperación de las CCAA se reúnen en la capital manchega, la política pública de la que son responsables continúa sufriendo un fuerte debilitamiento que la coloca en una situación de grave peligro.
Estos son algunos de los datos que lo demuestran:

 
Entre 2008 y 2014 se registra un recorte global de la AOD de las Comunidades Autónomas de 332 millones, el 71,5% (teniendo en cuenta que las cifras de 2014 son todavía previsiones y los datos finales de ejecución pueden ser aún más bajos).
Todas las CCAA recortan su AOD entre 2008 y 2014 aunque lo hacen en porcentajes muy diferentes y tomando como referencia en cada caso el año en que registraron su máximo histórico.
Castilla La Mancha se encuentra, junto con Murcia, a la cabeza de los recortes (-99,5% y -99,8% respectivamente). Este récord no parece coherente con el hecho de que sea Castilla La Mancha la Comunidad anfitriona, cuando además está tomando medidas graves que debilitan el trabajo de las ONGD.
Por encima del recorte del 90% están además: Madrid (-96,7%), Comunidad Valenciana
(- 96,2%), Canarias (-94,3%) y Cantabria (-90,3%).

 
Ante tal situación, denunciamos que:
La política de cooperación al desarrollo autonómica está en grave peligro, como el conjunto de políticas sociales, asediada por los recortes de derechos y presupuestarios, los cambios legislativos, los procesos de privatización, las medidas insolidarias, los compromisos incumplidos y la falta de voluntad política.
La situación en Castilla-La Mancha es desoladora. El gobierno regional ha suprimido el Fondo Regional de Cooperación, el programa de Jóvenes Cooperantes, las convocatorias de programas y proyectos de Cooperación y Educación para el Desarrollo y sensibilización.
Nada justifica esta deriva. No lo justifica la ciudadanía. Amplios sectores de la sociedad española llevan más de veinte años reclamando la aportación del 0,7% para lograr un desarrollo humano sostenible a nivel global.
Algunos gobiernos tratan de justificar estas medidas confrontando la pobreza en nuestro país con la de otros países y desviando de esta manera la atención de la ciudadanía. La crisis no puede ser excusa para abandonar la lucha contra la pobreza y la exclusión social, ni aquí ni allí. Los derechos humanos son universales.
Esta situación se agrava todavía más porque los órganos de participación de la sociedad civil en la política de cooperación están siendo debilitados sistemáticamente y en algunos casos eliminados en lo que supone un grave ataque al ejercicio de la democracia. Tal es el caso del Consejo de Cooperación de Madrid, eliminado en noviembre de 2013.

 

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies