Isabel de Ocampo cineasta pasional y Presidenta de CIMA, vuelve a cosechar una nominación más en los Goya 2013 por su primer largometraje Evelyn. Tras el Goya otorgado en 2008 al cortometraje Miente, no ha parado de recibir premios, no sólo por su calidad como directora y guionista sino por su cercanía con los problemas de la sociedad.

¿Qué te ha llevado a querer trabajar sobre el tema de la trata de personas con fines de explotación sexual?

Es un tema que me remueve mucho por dentro, me da rabia la inocencia con que la sociedad lo trata, hipnotizados con el mito de la pretty woman, cuando la prostitución, incluso la voluntaria es algo muy duro en la vida de cualquier persona.

“Evelyn” es una denuncia contra la lacra que supone la explotación sexual, contada de manera única hasta ahora en la pantalla ¿cómo te documentaste para hacer la película? ¿Encontraste alguna dificultad durante el proceso?
Muchísimas dificultades porque las personas que están en contacto directo con ello son muy herméticas. La idea base era tratar de no fiarnos de los reportajes o documentos de los medios de comunicación, que obviamente tienen el filtro del periodista, queríamos escuchar las historias en primera persona y sacar nuestras propias conclusiones. También nuestra premisa era no juzgar a nadie y tratar de escuchar a todo el mundo, incluso a aquellos cuyas ideas no compartimos.

En tus dos últimos trabajos “Miente”, “Evelyn” te has centrado en la misma temática, ¿has podido comprobar algún cambio?
La verdad es que yo he estudiado este tema desde los aspectos psicológicos de las víctimas y no creo que eso haya cambiado. Los numeros y las estadísticas si, pero el fenómeno y los destrozos en las personas son los mismos ahora y en los años 90.

La película “Evelyn” es tu primer largometraje, ¿cómo has sentido la experiencia en este drama de denuncia social?
Ha sido muy duro, porque yo no recibí ningún cursillo para asimilar toda la sordidez a la que me tuve que enfrentar. Y no estaba preparada para ellos. Por ejemplo, un día me entrevisté con la unidad de la Guardia Civil que lleva los temas de la trata. Ellos también llevan los temas de pederastia y abuso infantil así que lo primero que hicieron fue un resumen de sus competencias. Fue un shock imprevisto porque yo no iba preparada para escuchar algo así y salí de allí bastante conmocionada ese día.

¿En tú opinión, crees que el cine y los medios de comunicación reflejan la realidad de este problema?
No. Es imposible. Reflejar en los medios la realidad no se puede ni por asomo. Otra cosa es las perspectivas que ofrecen, que son siempre sesgadas porque es muy raro que un periodista se pueda pasar más de un año investigando un tema. Pero yo sí he notado un cambio en ellos, de unos años a esta parte ya ofrecen visiones más críticas y ya no comienzan los artículos contando “cuánto cobra, qué hace y donde trabaja”. Ahora ya hay algunos que empiezan preguntándose el “por qué” cuestión que a veces ni se planteaban antes.

Has podido comprobar desde cerca la situación de las víctimas, ¿qué piensas que se podría hacer para luchar contra este tipo de violencia a día de hoy?
Para un problema complejo la solución también es compleja, triple diría yo: Eliminar las desigualdades sociales. Cosa imposible inmersos como estamos en esta economía de capitalismo salvaje. Segundo, eliminar el sistema patriarcal de concepción de las personas, donde la mujer es percibida como un objeto que puede ser poseído por un hombre. Esto se puede, llevará unos cuantos siglos, pero la mentalidad cambiará, y por último, educar a la sociedad. Pero empezando de arriba a abajo: por los jueces, abogados, policías. Para que tomen conciencia de la gravedad del tema y cuando pillen a un tratante de mujeres no les apliquen condenas de risa. Por eso me parece fundamental el trabajo que puedan estar llevando a cabo algunos jueces, como el que condenó a 25 años al mafioso rumano conocido como “cabeza de perro” o el trabajo que tiene por delante la jueza Pilar de Lara en Lugo. Es imprescindible atacar allí donde la corrupción policial existe porque lo primero es transmitir a las víctimas la idea de que los crímenes no van a quedar impunes y eso requiere limpieza profunda de policías y guardias civiles.

Como sabes, en Médicos del Mundo consideramos la prostitución y la trata de personas como otra forma de violencia de género, y trabajamos por la abolición de la prostitución. ¿Cuál crees que debe ser el objetivo principal de las entidades sociales que trabajamos en este sentido?
Uf. Tendría que ser también una intervención con múltiples líneas de acción: prevención, ayuda a la víctimas en los aspectos físicos, psicológicos, etc. La concienciación social… No sé, me da la sensación de que hay muchísimo trabajo por hacer, pero es fundamental lograr cambiar la percepción que la sociedad tiene del tema.

¿Cómo ves la situación del cine en este país como Presidenta de CIMA?
Para eso no hace falta ni siquiera pertenecer a alguna asociación. El cine, como todas las áreas de la cultura está pasando un momento terrible y feroz del que vamos a tardar en recuperarnos. Me parece fundamental que puedan convivir las películas de entretenimiento con película de otro perfil distinto como la mía. Pero parece que ahora imperan los números y aquello que no sea rentable no interesa. Una verdadera pena.

¿Crees que en el cine español valora por igual a las mujeres y a los hombres?
Me viene a la cabeza la anécdota de un experimento que hicieron en EEUU al respecto. Se mandó a las mejores universidades (Yale, Harvard, ect…) . un CV idéntico para solicitar un empleo. Lo único que cambiaba era el nombre. Uno era de John y otro era de Jennifer. Se les preguntaba si cogerían a esta persona para una tesis, cuanto les pagarían ect… El resultado fue que tanto hombres como mujeres valoraron muchísimo mejor el CV de Jonh que el de Jennifer. Y lo más llamativo es que a ella sólo le pagarían un 25% de lo que le pagarían a él. Conclusión, siglos y siglos de machismo han dado como resultado una imagen deformada de las capacidades y habilidades de las mujeres, que se infravaloran sistemáticamente.

Y para terminar, cómo invitarías a las personas que aún no han visto Evelyn a que la vean
Es una película singular, única en su especie. Creo que refleja muy bien la complejidad del tema de la trata y logra poner al espectador en una posición desde la que se puede reflexionar al respecto.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies