Antonio Rodríguez, Padre Toño, nacido en Daimiel, ha sido detenido en El Salvador donde ejerce la labor misionera, basada en la defensa de los derechos humanos y la resolución pacífica de los conflictos. El Padre Toño lleva más de 16 años en El Salvador trabajando en las comunidades donde están ubicadas “las maras”, pandillas violentas de adolescentes y jóvenes, para contribuir a la erradicación de la violencia a través de la resolución pacífica de los conflictos y del cambio de las condiciones de vida de esas comunidades. En definitiva, implicándose en las barridas para que los miembros de “las maras” abandonen la violencia y puedan llevar una vida sin miseria y con dignidad. Según nos informan desde El Salvador detrás de esta detención hay una persecución al trabajo a favor de los derechos humanos y la solución pacífica de los conflictos, máxime cuando el Padre Toño obstruye con su trabajo la acción violenta del narcotráfico, que está inserto en las altas instancias de la sociedad salvadoreña.

 

La familia del Padre Toño encabeza la solicitud de firmas para conseguir la libertad sin cargos del misionero Pasionista

 La familia del Padre Toño, originario de Daimiel, ha iniciado a través de la plataforma Change.org la recogida de firmas solicitando la puesta en libertad sin cargos de su hijo y hermano, para entregar al Sr. Salvador Sánchez Cerén, Presidente de la República de El Salvador, por considerar que es una detención injusta.

Antonio Rodríguez, Padre Toño, sacerdote pasionista nacido en Daimiel (España), fue detenido en El Salvador el 29 de julio, basándose en acusaciones que carecen de fundamento dado el trabajo, la vocación social y la trayectoria vital de Toño.

En un país que sufre gran violencia, Toño trabaja en las comunidades más desfavorecidas, donde están “las maras“, pandillas violentas de adolescentes y jóvenes, propiciando la erradicación de la violencia a través de la resolución pacífica de los conflictos y del cambio de las condiciones de vida de esas comunidades, de manera que los jóvenes “mareros” abandonen la violencia y puedan llevar una vida digna y pacífica. Esta detención injusta y sin fundamento, supone una obstrucción al trabajo en defensa de los derechos humanos, la paz y la justicia que viene realizando Toño.

Por todo ello, a través de esta petición exigimos:

– La puesta en libertad inmediata y sin cargos del Padre Antonio Rodríguez.

– El archivo de las causas que se siguen contra él.

– Que pueda seguir desempeñando su importante labor social con total garantía y libertad.

– Que no se le imponga la decisión de abandonar El Salvador, a menos que ésa fuera su voluntad.

FIRMA AQUÍ

Tagged with:
 

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies