El derecho a la igualdad es algo incuestionable, es un axioma de partida en cualquier contexto social y en la escuela en particular; en la escuela caben todos los niños y las niñas con sus capacidades, con sus necesidades, con sus procedencias, con sus historias familiares… pero esa igualdad en la práctica debe ser transformada en equidad: para poder reducir las barreras que impiden o dificultan el aprendizaje, el acceso, la participación del alumnado y sus familias hay que prestar especial atención a quienes son más vulnerables o desfavorecidos, o quienes están más expuestos a situaciones de exclusión.

En la escuela es fácilmente identificable el alumnado y sus familias que están en situación más vulnerable o directamente excluidos, por la falta de material escolar, por el vestido, por la alimentación, por la participación de las familias… y a estas situaciones ahora hay que sumar que algunos de nuestros niños y niñas y sus familias no tengan acceso y derecho a la salud.

Entre las características de los DD HH hay dos que creemos es importante resaltar en el tema que nos ocupa:
Indivisibilidad: Los derechos humanos son indivisibles. Tanto si son civiles, como culturales, económicos, políticos o sociales, todos ellos son inherentes a la dignidad de cada persona y, por consiguiente, todos gozan de igual rango en tanto que derechos y no pueden ser ordenados jerárquicamente.
Interdependencia e interrelación: Muchas veces, la realización de un derecho depende, total o parcialmente, de la realización de otros. Por ejemplo, la realización del derecho a la salud puede depender de la realización del derecho a la información.

El derecho a la información es el primer paso para poder actuar; este derecho a la información no es sólo y hacia las personas que tienen vulnerado el derecho a la salud, es para todos y todas: las actuaciones de MdM son complementarias: apoyamos a las personas que están excluidas del sistema sanitario y al mismo tiempo trabajamos por la movilización de toda la ciudadanía reclamando la exigibilidad jurídica del derecho a la salud para todas las personas.

La escuela, por la función que ejerce y el lugar que ocupa dentro de una comunidad, no sólo puede tener una participación activa en los problemas que afectan a ésta sino que, simultáneamente puede hacer posible, aún más allá de sus muros, una verdadera educación democrática y sobre Derechos Humanos.
Para enseñar los valores que sustentan los derechos del niño, la niña y el adolescente (niños, niñas y adolescentes) es fundamental el rol del docente, su trabajo reflexivo, en equipo con sus compañeros y compañeras e integrado a la comunidad de la que forma parte la escuela.

Charo López López. Voluntaria del área de movilización social

Tagged with:
 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies