Médicos del Mundo manifiesta su preocupación ante la vulneración de los derechos individuales y colectivos de la población saharaui y rechaza el uso de la violencia por parte de las fuerzas marroquíes contra la población desprotegida.
En este sentido, solicita:
A Naciones Unidas, que los últimos acontecimientos ponen de manifiesto que no basta con la referencia, estrictamente retórica, a la “dimensión humana” de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental introducida en la última prórroga del pasado 20 de mayo, sino que es imprescindible la incorporación expresa, en el mandato de la MINURSO, de un elemento de observación y protección efectivas de  los derechos humanos en todo el territorio del Sahara Occidental y en los Campamentos de Refugiados Saharauis de Tindouf.
Al Gobierno Marroquí, el cese de los abusos y de la violencia así como el respeto del derecho a la libertad de manifestación del pueblo saharaui y la garantía del libre ejercicio de iniciativas de activismo pacífico en pro de los Derechos Humanos, incluida la libertad para reivindicar el derecho, internacionalmente reconocido, a la autodeterminación.
Al Gobierno Español, el desarrollo de un papel especialmente activo, acorde con la responsabilidad histórica contraída, que promueva, en el ámbito de las relaciones bilaterales y en el seno de los organismos internacionales, la atribución a la MINURSO de la competencia de supervisión de los derechos humanos en el Sahara Occidental, tal y como se establece en la proposición no de ley 162/000370  del 17 de marzo de 2009.
Médicos del Mundo conmina a las partes implicadas a promover cuanto antes una solución pacífica, alineada con las resoluciones de Naciones Unidas, que ampare la garantía de los derechos humanos de la población saharaui y respete su capacidad para sentirse libre y legítimamente representada en los procesos de negociación y decisión sobre su futuro, como corresponde al nivel de objetividad y derecho que el marco jurídico internacional otorga a sus reivindicaciones.   
Así mismo, la Organización reitera su preocupación ante el deterioro de las condiciones de salud y de vida de la población saharaui refugiada en Tindouf, provocado por la inexplicable situación de refugio prolongado en la que se encuentra desde hace más de tres décadas. Médicos del Mundo trabaja en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf desde 1995 y es testigo directo de las dificultades que padece la población en un contexto especialmente complicado.
 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies