Dos años y medio después del inicio de la revolución contra el gobierno de Al-Assad, la violencia contra la población civil continúa en el interior de Siria. Bombardeos y enfrentamientos entre el régimen y los grupos insurgentes son el pan de cada día de la población, que a menudo no tiene más opción que huir.

Bajo la fría luz de invierno, al lado de una colina y rodeado de olivos que se extienden hasta el horizonte, se encuentra ubicado el campo de Qah. A mediodía, las 5.000 personas sirias que han logrado encontrar refugio se organizan en torno a las tareas cotidianas; mientras tanto, se lleva a cabo una distribución de ropa de invierno detrás del centro de salud de Médicos del Mundo. Abierto desde octubre, este centro acoge cerca de 100 pacientes al día, en su mayoría mujeres y niños que sufren patologías relacionadas con las condiciones de vida que han soportado durante su precipitada huída y que se agravan por los múltiples desplazamientos que han tenido que realizar.

2 millones de personas sirias desplazadas
La intensificación de los combates tiene como resultado una afluencia constante de personas al campo de refugiados, que cuenta ya con más de 600 tiendas. Los equipos de Médicos del Mundo distribuyeron el pasado invierno mantas, jabón y lonas de plástico para impermeabilizar las tiendas. Se ha instalado un sistema de abastecimiento de agua potable y de eliminación de aguas residuales y se han distribuido kits de higiene con el objetivo de reducir el riesgo de contraer enfermedades infecciosas. En la ciudad de Qah se ha abierto un centro postparto para las mujeres que viven en los campos de la región y que acaban de dar a luz. Allí, diez camas permiten acoger durante cinco días a madre e hijo para asegurarles unas condiciones de vida decentes, calor, comodidad y cuidados posnatales. Les atienden tres enfermeras, como refuerzo del equipo médico.

Apoyo a las redes de personal médico y voluntario sirio
Médicos del Mundo se encuentra desde hace un año y medio al lado de las personas refugiadas en Jordania y en el Líbano, apoyando un centro postoperatorio y de rehabilitación en la frontera turco-siria. El centro fue abierto hace un año y ha recibido más de 1.200 pacientes que habían sido operados en clínicas u hospitales sirios, pero que no habían recibido cuidados postoperatorios ni de rehabilitación por no estar asegurados. Actualmente, se está atendiendo a un centenar de pacientes. La mayoría provienen de Alepo, Homs, Idlib y Hama y son civiles heridos durante los bombardeos aéreos o por los las tropas en tierra del régimen. Desde abril de 2012, Médicos del Mundo da soporte material a las redes de médicos sirios que -junto con equipos de personas voluntarias-, socorren a toda la población afectada dentro del territorio. Debido a la violencia y los bombardeos generalizados, la necesidad de ayuda médica no deja de acrecentarse. Tanto el personal sanitario como los establecimientos médicos siguen siendo el blanco de las fuerzas gubernamentales.

Nuestros objetivos
Reforzar el apoyo médico y psicosocial en Jordania, Líbano y Siria.

Nuestras actividades
Apoyo y suministro de medicamentos a las personas refugiadas y a las redes médicas en Siria; consultas médicas y psicosociales.

Nuestras actividades como Médicos del Mundo España
En Líbano, y más en específicamente en la zona de North Bekka, donde se encuentran más de 130.000 refugiados sirios de diferentes orígenes étnicos, Médicos del Mundo España realizó una misión de identificación de necesidades psicosociales. Los resultados evidencian signos de vivencias traumáticas entre la población refugiada, una constante preocupación por cubrir sus necesidades básicas, múltiples barreras que limitan el acceso a los servicios de salud, y además una organización comunitaria poco cohesionada, lo cual dificulta aún más su situación. Basándonos en estos resultados, Médicos del Mundo España trabaja codo a codo con Médecins du Monde Francia para abordar las necesidades de la población en el ámbito de la salud mental y la atención psicosocial, que resulta tan necesaria en este territorio.

A finales de marzo también se realizó una misión de identificación en Jordania: la visita incluyó el campo de Al-Zaatari (donde la organización cuenta ya con dos clínicas) y un consultorio en Ramtha, entre otros lugares. Durante esta visita se detectó una importante brecha entre los servicios de atención primaria y los servicios de apoyo psicosocial y de salud mental, generados principalmente por las dificultades para derivar casos a niveles especializados. El Grupo de Intervención Psicosocial de Médicos del Mundo España ha elaborado una serie de recomendaciones encaminadas a mejorar el acceso a los servicios y realizará el acompañamiento técnico en los programas dirigidos a personas víctimas de tortura y otros tipos de violencia en colaboración con Médecins du Monde Francia.

Agnès Varraine, fotógrafa y encargada de comunicación en Médecins du Monde Francia y Luca Beltrame, Unidad de Acción Humanitaria de Médicos del Mundo España. Diana Galindo, traducción.

Tagged with:
 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies