Desde el principio de esta lamentable historia hemos estados presentes, tanto en medios de comunicación, como en reuniones con la administración y con otros actores sociales. Desde el primer momento, nuestra principal preocupación era que esta muerte no quedara silenciada…no había vuelta atrás, Alpha ya había fallecido, en casa, sólo (la desgracia quiso que su hermano / compañero de piso estuviera de viaje ese día), rodeado de un charco de sangre…debido a una enfermedad de otro siglo.

Esto se consiguió. Los medios estuvieron a la altura y difundieron la noticia, durante una semana, sin cesar. Al menos se consiguió eso: que toda aquella persona a quien le interesara lo que le sucede al resto de personas, al Otro, lo conociera. Sin embargo, esto no es suficiente. Debemos, entre toda la ciudadanía, conseguir que no se vuelva a dar una situación como esta que, desgraciadamente, es muy probable que se repita…quizá se ha repetido, pero no se ha podido demostrar de forma tan directa la relación del fallecimiento con la ausencia de asistencia o tratamiento adecuado.

Hoy comienzan algunas declaraciones, dentro de las diligencias previas del procedimiento judicial. Esperemos que se haga justicia, que se investigue a fondo, que se de con los condicionantes que provocaron su muerte y se vea, de acuerdo a los estándares internacionales de derechos humanos, al menos resarcido el daño a la familia. Que quede claro que hay leyes que matan.

Esto nos hace seguir reflexionando sobre cómo hacer para que esta situación se siga conociendo. Es algo que cualquier persona de bien, una vez leído el mensaje, entiende. Y es aquí cuando aparece una productora independiente que desea hacer un documental sobre estos hechos, lo cuál creemos que puede contribuir a contar la historia desde otro prisma, de un modo más pausado, alejado de los momentos de rabia y/o dolor iniciales, cuando el hecho fue noticiable. En su mensaje, entre otras cosas, dicen estos profesionales del audiovisual: Este documental es un llamamiento a la sociedad en su conjunto. La muerte de un ciudadano joven, fuerte y vital a causa de una enfermedad curable nos obliga a hacer una profunda autocrítica.

Sí. A la sociedad, a tod@s nosotr@s. Pues si vuelve a pasar algo así sin que hayamos conseguido alzar la voz tan fuerte como para que la sordera políticoadministrativa oiga, seremos tod@s, en parte, un poco responsables.

Desde hace unas semanas han impulsado una campaña de crowdfunding en las redes. Lo están logrando. Esto puede hacer posible un documental de calidad. Cualquiera de vosotr@s puede apoyar la iniciativa en la web de goteo.org . Nuestra participación en esta iniciativa no va más allá que darle difusión, apoyarla, sin ningún interés económico (no participamos de las cuantías a recibir) ni siendo quienes lo realizan. Sin embargo, el objetivo final tiene mucho que ver con uno de los objetivos fundamentales de Médicos del Mundo: defender el derecho universal a la salud, y denunciar las violaciones flagantes de ese derecho, como la muerte evitable de Alpha Pam.

El documental mostrará la situación sanitaria de miles de personas de nuestro país, a quien el Real Decreto Ley 16/2012 ha dejado sin asistencia…Por tanto, va por Alpha pero por tod@s aquell@s que han podido acabar como él, pues nadie es culpable de contraer una enfermedad, pero tampoco está libre de ello….

Ahora, cuando su hermano está declarando en los Juzgados de Inca, va por él, va por ellos, va por tod@s. Es el día en el que no dejamos que se pierda el hilo de esta historia, ni la de miles de conciudadan@s sin acceso a sanidad. Y la de personas que puedan leer estas líneas, apoyando o no esta iniciativa ciudadana de plasmar una triste historia en un documental.

 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies