300 personas han muerto en los tres días posteriores a la ruptura de la tregua

(28 de septiembre de 2016) Dos hospitales de Alepo en los que colabora Médicos del Mundo han sido bombardeados esta mañana. La organización reitera su petición de un cese inmediato de los ataques contra los civiles y centros sanitarios para poner fin a esta escalada inaceptable de la violencia.

Según el testimonio de los equipos que Médicos del Mundo apoya sobre el terreno, los hospitales han sido alcanzados por disparos desde el aire.

En el momento de escribir este comunicado, nuestros socios locales dan cuenta de varios pacientes heridos y una enfermera fallecida. Los hospitales han quedado fuera de servicio.

La situación se deteriora cada día más en Alepo tras el fracaso de la tregua acordada entre Moscú y Washington. Tres días después de su ruptura, se calcula que 300 personas han resultado muertas y cerca de 1.000 heridas. “Quienes viven en los barrios rebeldes de Alepo se encuentran en un asedio total y no reciben ayuda exterior desde hace dos meses. Según nuestras contrapartes, si los ataques continúan, los centros sanitarios se quedarán sin los stocks necesarios para atender a la población. Es una cuestión de semanas antes de llegar a la ruptura total del acceso a la salud”, lamenta la doctora Françoise Sivignon, presidenta de Médicos del Mundo Francia.

Los hospitales que continúan en funcionamiento están completamente sobrepasados, tanto por el gran número de personas heridas como por la falta de personal sanitario. Se están practicando cirugías sobre el suelo. Hay cortes de electricidad, lo que también complica las operaciones. En la parte este de Alepo sólo permanecen 34 médicos para cerca de 300.000 habitantes.

El derecho internacional humanitario se viola deliberadamente. No podemos seguir haciendo nuestro trabajo; nos enfrentamos a una enorme catástrofe humana”, concluye Françoise Sivignon.

 Médicos del Mundo reitera su alarma y su indignación. Exigimos a la comunidad internacional que haga toda la presión posible para detener el asedio de Alepo y para permitir que la población civil acceda a la ayuda humanitaria.

El conflicto sirio ha provocado la muerte de más de 300.000 personas desde 2011. En Siria, Médicos del Mundo ha puesto en funcionamiento clínicas fijas y móviles para paliar la falta de infraestructuras y ofrecer así atención primaria de salud a la población de los departamentos de Idlib, Alepo y Dera. La asociación apoya también a contrapartes sirias, aprovisionando de medicamentos, equipamiento y material fungible a los centros sanitarios todavía operativos en Alepo. En esta ciudad, Médicos del Mundo y sus entidades socias locales apoyan nueve estructuras de salud.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies