El voluntariado no se puede definir, el voluntariado no es, se siente. Pero la persona voluntaria debería reunir dos cualidades, la primera es libertad: la libertad de elegir, elegir sobre su vida, elegir entre hacer y no hacer, y de eso se deriva la segunda característica, la responsabilidad, ya que debe ser responsable por lo elegido.
La voluntaria elige, libre y responsablemente, donar su tiempo y su trabajo a una causa, y debe tener en cuenta que eso no significa que sea imprescindible para la comunidad por la que ha decidido trabajar, no, debe tener en cuenta, que su presencia significa un intercambio de vivencias, de experiencias, significa que la comunidad se va a beneficiar, y significa que la voluntaria va a aprender, significa interculturalidad, significa dar sentido de verdad a la palabra solidaridad… significa redescubrir la palabra utopía, Serrat decía que sin utopías la vida sería un ensayo para la muerte, y es así, debemos creer, debemos luchar por las utopías y apostar por l
a fuerza que cambie la realidad, esa fuerza reside ni más ni menos que en nosotras mismas, nosotras somos la acción transformadora del presente y también del futuro, somos las únicas que con nuestra voluntad (voluntad=voluntariado), podemos hacer que se modifique lo que está mal, no podemos dejárselo a otros, no debemos…
Cuando nos abrimos al mundo, cuando somos capaces de ver más allá del reducido espacio que ocupamos cada día, cuando somos capaces de sentir lo que les sucede a las demás personas, familia, amistades, desconocidas… entonces es cuando sentimos que podemos hacer algo más, que nos toca aprender y que nos toca enseñar lo que ya hemos aprendido, es una experiencia enriquecedora, es dar y es recibir, es lo justo y es lo necesario, es un camino que debemos caminar, nosotras escribimos la Historia, nadie más, así que podemos escribir una bella Historia, caminemos juntas…
Con la palabra Voluntariado se puede hacer un acróstico:
Valentía, para decidirse
Organización, tener las cosas claras
Lucha, para la transformación
U(h)mor, no es falta de ortografía, es necesaria la risa
Naturalidad, tenemos que mostrarnos como somos
Tesón, y fuerza toda
Amor, nos tiene que sobrar
Rebeldía, se da por supuesta
Inconformismo, idem de idem
Amistad, por encima de todo
Dar, nuestro tiempo, dar nuestro trabajo
Ojos, y oídos, para ver, para escuchar.
Yolanda Rodríguez Villegas, voluntaria y Presidenta de Médicos del Mundo Navarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies