La serie de Olmo Calvo ‘Supervivientes en busca de refugio’, ganadora del XIX Premio Internacional Luis Valtueña de fotografía humanitaria, congregó ayer en Pamplona a medio centenar de personas con el objetivo de poner rostro y nombre a quienes cada día escapan de la guerra rumbo a Europa. Con motivo de la Semana sobre Derechos Humanos organizada por distintas asociaciones navarras, Médicos del Mundo puso el acento en la situación de los 65 millones de personas refugiadas con una charla impartida por el presidente de CEAR Euskadi, el abogado Javier Galparsoro, y el fotoperiodista Daniel Burgui, que presentó el trabajo de los premiados.

“El premio de Olmo Calvo no solo es fruto de su talento, sino también de su obsesión por saber qué ocurre en el mundo hoy”, señaló Burgui. “Esa debería ser la pregunta que nos hagamos todos, porque no somos conscientes de que, según datos del 9 de diciembre, existen 65 millones de personas refugiadas y, en lo que va de año, ha habido 4.700 muertes en el Mediterráneo”.

Burgui, quien retrató hace unos meses el paso de miles de personas entre Turquía y la isla griega de Lesbos, explicó que migrar se ha convertido “en una herramienta de supervivencia”, frente a la que se encuentra un mundo “cada vez más dividido y enladrillado”. Sus propias fotografías, -al igual que las de Olmo Calvo y las del finalista del premio Luis Valtueña, Santi Palacios-, muestran cómo el viaje de estas personas se encuentra en manos de las mafias. “Se trata de un negocio que mueve más de 3 millones de euros al día”, afirmó.

Tanto Daniel Burgui, como el presidente de CEAR Euskadi, Javier Galparsoro, resaltaron el hecho de que en los últimos meses hayan descendido las llegadas de personas desplazadas, pero que hayan aumentado las muertes en el Mediterráneo y en otras rutas hacia Europa. Galparsoro lo explicó de forma muy gráfica: “Tienen que elegir entre una maleta y un ataúd. Eso no es una crisis, es supervivencia y todos actuaríamos de la misma forma que ellos”.

Javier Galparsoro explicó que uno de cada 113 habitantes del planeta es refugiado. “El asilo es un derecho que tienen todos ellos; no es generosidad. No son una estadística fría, son personas con nombre y apellido”. Desde CEAR han calificado el 2016 como el año de la “subasta” de los refugiados, puesto que Europa “no quiere que lleguen y, si llegan, se prefiere que estén el menor tiempo posible”.

“Con el naufragio del niño Ailán, se certificó el naufragio de Europa”, dijo Galparsoro durante su intervención en el Palacio del Condestable. “El sistema de asilo común no se cumple y muchos países llevan a cabo acciones que vulneran los derechos humanos. De esta manera, -continuó- abocamos a millones de seres humanos a travesías mortales que están en manos de las mafias porque no tienen otra alternativa”. Este abogado especializado en temas de asilo se mostró seguro de que “decir que no a la entrada de estas personas en la Unión Europea algún día nos pasará factura”.

Leyre Hualde, voluntaria del equipo de comunicación de Médicos del Mundo Navarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies