© Carlos Tofiño

print

 

 

 

 

Un paciente sospechoso de ébola recibe la comida en la zona de aislamiento del hospital de Kabala, Sierra Leona