Facebook button

lola prieto

Hace tiempo que me temía este momento: Sol  me ha pedido que escriba unas palabras para esta sección de Te ha tocado, argumentando  que como ya llevo diez años en esta organización, es la ocasión apropiada para escribir sobre mi experiencia en ella.

Y yo me pregunto: ¿por dónde empiezo?  Por el principio, me respondo. Vamos allá.

Mi nombre es Lola y efectivamente, mi andadura en Médicos del Mundo se inició hace diez años.  La mía y la de Carmen, ya que nos incorporamos a la vez, para crear junto a Sol el grupo de Gestión de  Voluntariado al que pertenezco desde ese día.  En la actualidad, y para nuestra suerte, este grupo se ha visto ampliado por Ignacio (nuestro único chico), Marisa y  Amelia.

¿Cómo llegué a esta organización?

Fue en  un momento de reflexión en mi vida,  en el que me pregunté qué quería ser de mayor y una idea muy clara surgió en mi mente: “sanar el mundo”.  Esto lo asocié a la medicina y me  acordé de que una de mis hermanas era donante de Médicos del Mundo y que me había comentado que era una organización muy honesta en su trabajo. Ahora ya tenía un instrumento con el que al menos intentar combatir algunas de  las injusticias que veía en el mundo y que no me gustaban.  Y en esta sede me presenté a Sol y ya fue, como en los matrimonios “en las alegrías y en las tristezas, en la salud y en la enfermedad,…” siempre apoyando, en lo que he podido, la labor de esta ONG.

¿Qué me ha aportado  MdM?

Analizando despacio, creo que MdM me ha ayudado a darme cuenta de que no hay que tener miedo a los cambios que se presentan en la vida, que  hay que fluir con el cambio y no aferrarse a lo conocido, que hay que seguir hacia adelante sin pensar en lo que se deja, porque otro proyecto  nuevo nos  pide paso. Y esto ha llegado a ser así para mí, porque he visto cambiar muchos  proyectos, ideas, e incluso ilusiones en esta organización  para que  surgieran otros diferentes, mejores o peores, buenos o malos;  que después se volvían a cambiar tantas veces como hiciera falta, siempre con el ánimo de superarse y de encontrar la fórmula magistral que  llegase a conseguir el fin que se perseguía.

Os he hablado de ilusiones, pues gracias a  ellas, sobre todo a ellas, esta organización es inmensamente rica. Tenemos tantas, que nos permitimos el lujo incluso de  cambiarlas por otras nuevas. ¿No creéis que esto es maravilloso? Sólo por esto, esta fábrica de ilusiones merece la pena ser conocida.

En estos años he visto personas que han criticado a la organización o a sus integrantes y esas críticas no se han desechado, sino que han sido una herramienta para mejorar y evolucionar como ONG y ese aprovechar la crítica ha venido de la mano de personas que en su generosidad y falta de orgullo,  han intentado ver qué parte había de aprendizaje en lo que se les decía.; y que  esa parte, sirviera para construir una forma nueva de hacer mejor las cosas. Pues bien, todo eso a mí me ha servido para eliminar la susceptibilidad de cualquier crítica que surgiera en mi camino y trabajar a partir de la verdad que pudiera encerrarse en ella.

Y lo mejor de todo lo que me ha aportado MdM, lo que me voy a llevar cuando un día decida que mi labor aquí ha acabado,  es la gente, la gente tan maravillosa, tan generosa, tan digna de admiración que ha integrado e integra esta organización en todos sus niveles: junta, equipo técnico y voluntariado. No sabéis cuánto me habéis enseñado todas aquellas personas que me habéis acompañado en esta ONG.

Y como en toda relación que se precie, analizo lo que yo he podido aportar a MdM, y si pienso en mis aportaciones, sinceramente, las desconozco. Y creedme que cuando hablo así, no lo hago por fingida humildad, es que realmente las desconozco. Sí  puedo hablar de que mi intención  ha sido siempre  hacer  llegar a mis compañeros y compañeras  un poco del calor de mi corazón.  Y estaría más que satisfecha si lo hubiese conseguido, aunque sea en una mínima parte a mi deseo.

Os envío un abrazo desde el corazón.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies