El 30 de Enero de cada año, en el aniversario de la muerte del Mahatma Gandhi, se celebra el día escolar de la no violencia y la paz y pocos son los centros educativos que no programen actividades con su alumnado para recordar un aspecto tan importante de la educación: la no violencia y la paz, dos conceptos complementarios que en la educación básica obligatoria cobran un sentido propositivo e ilusionante.

Paz significa resolver mediante acuerdo. No es la ausencia de problemas, ni significa eliminar conflictos, que siempre existen y son normales en las relaciones humanas, sino encauzarlos sin violencia: hablando, discutiendo, exponiendo argumentos, escuchando posiciones diferentes y llegando a acuerdos que satisfagan a las partes en conflicto. No sólo el futuro, sino también el presente dependen de que nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes aprendan a resolver sus conflictos por vías pacíficas. Por eso, es muy importante que los alumnos y alumnas adquieran “herramientas” y procedimientos para este fin y que vayan asumiendo valores que se traduzcan en actitudes y hábitos de convivencia.

Educar para la Paz y la No violencia entendido como actitud y hábito, no es algo fácil ni rápido: es un proceso lento que requiere un compromiso de la comunidad educativa; no es algo que haya que hacer “para el alumnado”; hay que hacerlo para y con el alumnado, para y con el profesorado, para y con las familias y para y con el resto de la comunidad local.

Visto así, no parece que tengamos suficiente con un día, ¿verdad?

Charo López López, voluntaria de Médicos del Mundo

Tagged with:
 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies